Guía para comprar consolas usadas

Guía para comprar consolas usadas

En más de alguna ocasión, ya sea porque nuestro presupuesto es limitado o porque queremos ahorrarnos un poco de dinero, nos veremos en la necesidad de adquirir una consola de segunda mano.

Lamentablemente, no podemos confiarnos de todo y debemos estar alertas para revisar que lo que nos están vendiendo funciona tal cual como debería.

En Internet existen infinidad de páginas dedicadas al negocio de la compra-venta, sin embargo, es importante poder identificar una oferta real de una estafa.

En Valoraofertas nos preocupamos por ti y te facilitamos esta guía sobre los puntos importantes al momento de comprar una consola usada.

 

Puntos a revisar

1.- El estado físico de la consola:

Al momento de adquirir una consola de segunda mano, lo primero que veremos es el estado físico de la misma, es decir, su exterior.

Si la misma presenta golpes, ralladuras o incluso mucha suciedad, es señal de que su actual dueño no le dio los cuidados necesarios para mantenerla en buenas condiciones.

Desde este punto puedes sacar tu conclusión de si es una buena idea adquirir dicha consola o buscas otras opciones.

2.- Su estado funcional:

Una vez revisado el estado físico, se debe proceder a verificar el funcionamiento de la consola.

Se debe encender y revisar que todos los componentes funcionen de manera correcta y sin tener “mañas”.

Es decir, para corroborar que el estado funcional de una consola es bueno, debe poder hacerla funcionar cualquier persona sin recurrir a trucos como: “es que debes ponerla de tal manera para que agarre”, “es que le tienes que dar un golpecito para que abra”.

3.-  Revisa el estado físico y funcional de accesorios y cables de conexión:

Siempre es importante revisar el estado físico y funcional de todos los accesorios, controles, juegos y conexiones que se entregan al momento de una transacción con una consola usada. No te confíes

4.- No te guíes por los juegos digitales que tiene descargados la consola

Cuando adquieres una consola de actual generación, las cuales pueden incluir juegos físicos (disco) o digitales (descargados en el disco duro de la misma).

En muchas ocasiones el vendedor te dirá que la consola que está vendiendo contiene muchos juegos digitales y, por ende, le sube bastante el precio.

Esto es una práctica común, ya que el usuario actual pagó una cantidad por dichos juegos en la tienda virtual.

El problema con esto es que, dichos juegos quedan ligados a la cuenta de usuario del vendedor y también a su correo electrónico, por lo que, si en algún momento determinado cambian la contraseña de dicha cuenta, los juegos quedan inaccesibles.

5.- Revisa que todas las características de la consola funcionen correctamente:

Las consolas de actual generación contienen muchas funciones extra además de reproducir videojuegos, como lo son las aplicaciones para visualizar videos (Youtube), películas (Netflix) o simplemente para jugar en línea con otras personas.

Lamentablemente, al haber mucha gente tramposa o que piratea sus consolas para adquirir juegos económicos, las compañías comenzaron a tomar acciones contra este tipo de prácticas.

Por lo que si a través de Internet detectan que dichas consolas contienen piratería o que sus usuarios han hecho trampas proceden a banearlos (negarles el acceso a sus servidores).

Esto significa que la consola pierde toda posibilidad de conectarse a Internet y así también el acceso a todas las aplicaciones y juegos que requieran conexión.

6.- ¡No deposites dinero!

Hoy en día el Internet nos ha facilitado muchas cosas, sin embargo también le ha hecho las cosas más fáciles a los estafadores.

Existen páginas web que albergan anuncios de personas vendiendo productos, como lo son Mercado Libre, Segundamano y el Marketplace de Facebook.

Hay muchas ofertas interesantes y muy buenas, sin embargo, en Internet si algo es demasiado bueno para ser verdad, tal vez de verdad lo sea.

Estas páginas son usadas por pseudo vendedores que sólo buscan la oportunidad de estafar a la gente. Su táctica más usual es decir que te envían el producto directo a tu domicilio, siempre y cuando le deposites a una cuenta bancaria antes de hacerte el envío.

Esto trae como consecuencia dos posibles fraudes: que en cuanto le hagas saber que hiciste el depósito simplemente deje de contestar las llamadas y mensajes, o que simplemente te haga creer que te envío el producto.

Al momento de recibirlo te percatarás que lo que te enviaron no tiene nada que ver con el producto solicitado (se han dado casos en los que te envían ladrillos, piedras, tablas o artículos de peso similar).

 

 

Regresar a la página principal

Estaremos felices de escuchar tus pensamientos

Dejar un comentario

Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar